Boston le aplica a Miami un serio correctivo

Boston le aplica a Miami un serio correctivo

Rajon Rondo disputó un verdadero partidazo, alcanzando el triple-doble, (quinto de esta temporada), con 16 puntos, 14 asistencias y 11 rebotes, guiando a los suyos a la victoria y, propinándole a los Heat una severa derrota, 91-72.

El equipo de Florida se vio superado por unos Celtics que siguen mostrando su mejor versión con los playoffs a la vuelta de la esquina.

El tercer cuarto terminó de decidir el choque, los Celtics le endosaban un tremendo parcial de 31-12, dejando el marcador en un doloroso 80-56 para los Heat.

En Miami no funcionó nada, y dejó patente nuevamente no estar a la altura ante rivales de entidad, ayer salieron derrotados del Target Center encajando su derrota mas abultada de la temporada.

Las tres últimas derrotas de los de Spoelstra, han sido por una diferencia superior a los quince puntos.

Lebron James fue el máximo anotador de los Heat con 23 puntos, 4 rebotes, ninguna asistencia y dos pérdidas de balón. La última vez que Lebron no repartió ninguna  asistencia fue el 26 de Febrero, en un Cleveland-Houston.

Wade anotó 15 puntos, 3 asistencias y 8 rebotes, mientras que un irreconocible Bosh, se quedó en 4 puntos, registrando un pobre 2/11 en el tiro de campo, destacando en la parcela defensiva atrapando 11 rebotes.

El cinco inicial de Boston registró doble dígitos, destacando la gran aportación de Paul Pierce, 23 puntos, 3 asistencias y 7 rebotes, Avery Bradley se marchó hasta los 13 puntos, 1 rebote y un tapón espectacular sobre Wade, que acabó con el 3 de Miami por el suelo.

Enorme la labor de Brandon Bass, anotando 16 puntos, 3/5 en tiros de campo, 10/10 desde la linea de personal y 10 rebotes.

Miami acabó con unos balances muy flojos, 31/89 en el tiro de campo (34,8%), 3/16 en el tiro de tres puntos (18,8%), 7/17 desde la linea de personal (41,2%).

Oklahoma se da un festín a costa de unos desconocidos Bulls

Oklahoma se da un festín a costa de unos desconocidos Bulls

Los Bulls siguen sin poder contar con su estrella, Derrick Rose, que ya acumula diez partidos seguidos siendo baja, y Rip Hamilton, que comunicó antes del comienzo del choque que estaba listo para jugar, pero no disputó ni un solo minuto.

En el Chesapeake Energy Arena se citaban los líderes de cada conferencia, en un duelo que fue un paseo para los de Oklahoma, ofreciendo un recital a su público por todo lo alto.

Chicago fue un equipo desdibujado, un juguete en manos de los Thunder, frágil en defensa y muy desacertado en el tiro, 30/91 en tiros de campo (33.0%).

Russell Westbrook tuvo una actuación espectacular, siendo el máximo anotador del partido con 27 puntos, 5 asistencias, 3 rebotes y 4 recuperaciones de balón, mientras que Kevin Durant, se fue hasta los 26 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias.

Serge Ibaka realizó un gran partido imponiendo su ley bajo los aros,el español aportó 9 puntos, 6 rebotes y puso 5 tapones en los 21:41 minutos que jugó.

Oklahoma estuvo impecable durante todo el partido, defensivamente colosales, que por decimocuarta vez  dejan al rival por debajo del 40% en los tiros de campo.

Chicago logró un parcial de 12-27 en el último cuarto, que le sirvió para maquillar el resultado y dejarlo en 92-78, cantidades que no reflejan la realidad del partido, un repaso en toda regla a los hombres de Thibodeau.

Los Thunder acumulan seis victorias seguidas con marca 40/12, siendo hasta ahora el equipo que mas partidos ha ganado  en casa, 23.

John Lucas III fue el máximo anotador de los Bulls con 19 puntos, 4 asistencias y un rebote saliendo desde el banquillo.

No fue el día de tres piezas básicas dentro del esquema de Chicago, Luol Deng, Joakim Noah y Carlos Boozer, desaperecidos durante todo el partido, consiguiendo unas anotaciones muy por debajo de las que nos tienen acostumbrados, 8, 5 y 8 puntos respectivamente.

El banquillo de Chicago aportó los mismos puntos que el quinteto titular, 39.

Los Bulls siguen ostentando la mejor marca de la liga 42/12.