No hubo lugar a sorpresas y Chicago se toma su vendetta

No hubo lugar a sorpresas y Chicago se toma su vendetta

Se respiraban aires de venganza en Chicago después de lo vivido el pasado Domingo en la gran manzana, donde los Knicks se impusieron en la prorroga.

Thibodeau, en declaraciones al Chicago Tribune, se mostraba preocupado por los flojos inicios de partido, donde no veía   la intensidad suficiente en sus hombres, pero anoche, Chicago empezaba fuerte el choque con un parcial de ocho a cero.

Los Knicks, tardaron en anotar sus dos primeros puntos casi 5 minutos, pero a raíz de esos dos primeros puntos de Landry Fields, los neoyorkinos consiguen un parcial de 23 – 12, para finalizar el primer cuarto 22-25.

La defensa de los Bulls, que solo concedió 8 puntos en la zona  la pintura, sumado al poco acierto anotador, y las pérdidas de balón, fue el detonante para que los Knicks registraran tan poco bagaje ofensivo.

El segundo cuarto fue mediocre para los de Woodson, que anotaron únicamente diez puntos, mientras que los Bulls anotaban 25, y se marchaban al descanso con una ventaja de doce puntos y los de New York registraban un balance del 38% de efectividad en tiros de 2 puntos, y un mísero 3/14 desde la línea de 3 puntos, 21,4%

Chicago mantenía su ventaja de puntos, ante unos Knicks que intentaban por todo los medios seguir restando puntos, pero ante el acierto de Hamilton, Korver y la gran labor defensiva de los locales, hizo imposible la gesta.

Thibodeau no pudo contar con su estrella, Derrick Rose, por molestias en el tobillo y, aunque estuvo lanzando a canasta y realizando ejercicios antes del comienzo del partido, finalmente optaron por dejarlo fuera, ocupando su posición C.J.Watson.

Luol Deng anotó 19 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias, mientras que Rip Hamilton fue el máximo anotador anotador del partido con 20 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes.

Kyle Korver fue el revulsivo saliendo desde el banquillo, anotando 14 puntos, 5/8 en tiros de campo 62,5%, 3/5 en el tiro de 3 puntos, 60% ,7 rebotes, 3 asistencias y 3 tapones.

Carmelo Anthony fue el máximo anotador de los Knicks con 29 puntos, 5 asistencias, 2 rebotes, 4 robos de balón y 2 pérdidas, mientras que Tyson Chandler, anotó 10 puntos y capturó 15 rebotes.

Los Knicks sigue ocupando la octava plaza del este, aventajando a los Bucks en un partido.