Los Celtics disputarán la final de conferencia contra Miami

Los Celtics disputarán la final de conferencia contra Miami

Lo de Boston es admirable, anoche logró colarse en la final de conferencia gracias a su sufrida victoria frente a los Sixers por 85-75,  rompiendo una lanza a su favor después de que muy pocos apostaran por ellos por ser un equipo viejo, sin gasolina y de piernas cansadas.

Es normal que los equipos flaqueen, el ritmo de partidos ha sido elevado para una temporada comprimida, pero para los que dudaban y los daban por muertos, ahí están los Celtics, que han llegado con combustible en el tanque para salvar el último escollo que le permite disputar la final, será una eliminatoria con claro color para los de Florida, pero con estos Celtics, nunca se sabe.

Es cierto que la eliminatoria entre Boston y Philadelphia no ha sido para tirar cohetes, serie aburrida y ultradefensiva, partido de playoffs en toda regla, había mucho en juego y no se concedía absolutamente ni un ápice de margen.

Anoche nos encontramos con otro partido de igual calibre, aburrido, lento y de escaso acierto, de vez en cuando alguna individualidad hacía levantar a los aficionados de sus asientos.

Rondo capturó cuando el partido expiraba el rebote que necesitaba para lograr un nuevo triple-doble, 18 puntos, 10 asistencias y 10 rebotes, pero gracias a esa última captura, el jugador logró algo que no se recordaba desde el año 1984 de la mano del mítico Larry Bird, lograr un triple-doble en el séptimo partido de la serie.

El partido ofreció máxima igualdad en el marcador, los Sixers siempre fueron a remolque, pero no permitieron a los locales obtener diferencias abultadas de puntos, la mayor fue de 11 puntos.

Los de Doug Collins ofrecieron resistencia hasta el final, siempre estuvieron metidos en la pomada, pero les faltó algo de experiencia en los momentos finales del choque.

A falta de 4 minutos para la conclusión, un gran Iguodala metía el miedo en el TD Garden desde la linea de tres puntos para reducir la diferencia a tres puntos, 71-68.La expulsión de Paul Pierce a falta de algo más de cuatro minutos, trastocaba los planes de Rivers.

Rondo asumió la responsabilidad de los suyos, tiró del carro y asestó él solo un parcial de 9-0 que encarrilaba la eliminatoria, Rondo se la jugaba desde el arco de tres puntos, pero los árbitros tiraron de monitor y comprobaron que el base estaba pisando la raya, pero eso lo volvió a repetir con un segundo lanzamiento, y para no ofrecer dudas, se lanzó un triple desde el infinito que encendía a la grada.

Nuevamente a Rondo como protagonista, pero estaba vez visitaba la linea de tiros libres, mientras él jugador anotaba, sus aficionados le dedicaban una tremenda ovación al grito de MVP,MVP. Lo de Rondo es sencillamente espectacular,la facilidad que tiene para lograr triples-dobles es impresionante.

El partido estaba sentenciado, los Sixers no tuvieron ya opción alguna, salieron derrotados del pabellón celta, muriendo con las botas puestas y siendo uno de los grandes protagonistas de esta postemporada.

Un desconocido Ray Allen protagonizaba registros no habituales, no creíbles,finalizando con 11 puntos, 3/11 en el tiro de campo,  2/7 desde el triple y 4 rebotes.Allen se encargó de romper el pírrico 0/14 desde la linea de tres puntos con sendos triples.

Todo el quinteto de Boston alcanzó el doble dígito en anotación, Kevin Garnett estuvo inmenso, dio la cara y asumió la responsabilidad cuando le llegaba el turno, y resultó vital para su equipo, Garnett se marchó hasta los 18 puntos y 13 rebotes, Brandon Bass funcionó bastante bien, en diversos lances del juego asumió con criterio la responsabilidad, Bass finalizó con 16 puntos, 4 asistencias y 2 rebotes, Paul Pierce se quedó a un rebote del doble-doble, 15 puntos, 3 asistencias y 9 rebotes.

Iguodala fue el máximo anotador de su equipo con 18 puntos,3 asistencias y 4 rebotes, Elton Brand sumó 15 puntos y 6 rebotes,Jrue Holiday ralizó un buen encuentro, pero se le atragantó al final, donde  no supo interpretar el partido y no acertó en las decisiones, el base anotó 15 puntos, repartió 9 asistencias y capturó 3 rebotes.

Los Celtics volvieron a ganar un decisivo séptimo partido y continúan engordando su registro, que se elava a, 18 victorias y 4 derrotas, en 65 años de playoffs.

Anuncios
Boston le aplica a Miami un serio correctivo

Boston le aplica a Miami un serio correctivo

Rajon Rondo disputó un verdadero partidazo, alcanzando el triple-doble, (quinto de esta temporada), con 16 puntos, 14 asistencias y 11 rebotes, guiando a los suyos a la victoria y, propinándole a los Heat una severa derrota, 91-72.

El equipo de Florida se vio superado por unos Celtics que siguen mostrando su mejor versión con los playoffs a la vuelta de la esquina.

El tercer cuarto terminó de decidir el choque, los Celtics le endosaban un tremendo parcial de 31-12, dejando el marcador en un doloroso 80-56 para los Heat.

En Miami no funcionó nada, y dejó patente nuevamente no estar a la altura ante rivales de entidad, ayer salieron derrotados del Target Center encajando su derrota mas abultada de la temporada.

Las tres últimas derrotas de los de Spoelstra, han sido por una diferencia superior a los quince puntos.

Lebron James fue el máximo anotador de los Heat con 23 puntos, 4 rebotes, ninguna asistencia y dos pérdidas de balón. La última vez que Lebron no repartió ninguna  asistencia fue el 26 de Febrero, en un Cleveland-Houston.

Wade anotó 15 puntos, 3 asistencias y 8 rebotes, mientras que un irreconocible Bosh, se quedó en 4 puntos, registrando un pobre 2/11 en el tiro de campo, destacando en la parcela defensiva atrapando 11 rebotes.

El cinco inicial de Boston registró doble dígitos, destacando la gran aportación de Paul Pierce, 23 puntos, 3 asistencias y 7 rebotes, Avery Bradley se marchó hasta los 13 puntos, 1 rebote y un tapón espectacular sobre Wade, que acabó con el 3 de Miami por el suelo.

Enorme la labor de Brandon Bass, anotando 16 puntos, 3/5 en tiros de campo, 10/10 desde la linea de personal y 10 rebotes.

Miami acabó con unos balances muy flojos, 31/89 en el tiro de campo (34,8%), 3/16 en el tiro de tres puntos (18,8%), 7/17 desde la linea de personal (41,2%).

Avery Bradley, protagonista de la victoria de los Celtics

Avery Bradley, protagonista de la victoria de los Celtics

Avery Bradley y Paul Pierce, encabezaron la victoria de los Celtics 88-76, frente a unos Wizards que marcharon siempre por detrás en el marcador y que únicamente reaccionaban cuando los de Boston bajaban el pistón.

Con un primer parcial de 27-12, nos podíamos hacer una idea de lo que acontecería el resto del episodio en el TD Garden de Boston, donde los locales  manejaron el partido a su antojo.

Los de Massachusetts contaban con las bajas de Ray Allen, por problemas en un tobillo, Mickael Pietrus, que sigue recuperándose de la escalofriante caída que sufrió y Jermaine O´Neal, lesionado para lo que resta temporada, en los Wizards fue baja Nené Hilario, que acusaba espasmos musculares en su espalda.

El escolta Avery Bradley, que ocupó la vacante de Ray Allen,  registró la mejor marca de su carrera al llegar a los 23 puntos 9/14 en lanzamientos de 2, 1/2 en tiros de 3 puntos, 1 asistencia y 3 rebotes.

Paul Pierce fue el otro jugador destacado de los Celtics, anotando 21 puntos 8/17 en los tiros de dos puntos, 2/6 en los tiros de tres puntos, 3 asistencias y 8 rebotes en los 31 minutos que disputó.

El veterano Kevin Garnett y Greg Stiemsma contribuyeron con diez puntos cada uno, mientras que el ala-pívot, Brandon Bass, sumó 11 puntos y capturó 11 rebotes.

Los Wizards fueron comandados por Kevin Seraphine, que logró un doble-doble, anotando 15 puntos y capturando 11 rebotes en casi los 37 minutos que jugó y,  Jordan Crawford que anotó 20 puntos, 3 rebotes y una asistencia.

La franquicia de Washington acabó el partido con un balance de 30/87 en los tiros de 2 puntos, (34,5%).

Los Lakers vencen a los Celtics en un final agónico

Los Lakers vencen a los Celtics en un final agónico

Ayer se pudo ver en el Staples Center de Los Angeles, uno de los mejores partido de la temporada, por no decir el mejor, en el clásico duelo, Lakers vs Celtics.

El Staples sigue siendo un verdadero fortín, 18 victorias y 2 derrotas, ayer, en Los Angeles, los Lakers se llevaron un partido muy igualado, cargado de intensidad.

El partido empezó dominado por el equipo de casa, que se marchó con una ventaja de 10 puntos a la finalización del primer cuarto, 24-14, pero los de verde, se encargaron de ajustar el marcador en el segundo cuarto.

El hombre del partido fue Andrew Bynum, que fue el encargado de dar la victoria a los de oro-púrpura en un final de partido no apto para cardíacos.

Aún le quedaban 15 segundos de posesión a Boston para remontar el 97-94 adverso que reflejaba el marcador, los Lakers defendieron magistralmente su resultado, con un grado enorme de intensidad para defender su victoria, el resultado no varió y los locales se adjudicaron el partido.

El máximo anotador del partido fue Kobe Bryant, que se marchó hasta los 26 puntos, 7 asistencias y 3 rebotes, 9/20 en tiros de dos y, 3/6 en triples, la nota negativa son los cinco balones que perdió.

Metta World Peace, anotó 14 puntos, capturó un rebote y repartió dos asistencias, 4/8 en tiros de dos y, 3/5 en tiros de 3, espectacular el tercer cuarto que realizó.

Pau Gasol, a los suyo, cada día tiene más asumido que es el elegido para abandonar la nave amarilla y su entrega en cada partido es digno de admirar, en la jornada matinal de ayer, 13 puntos, 13 rebotes y 5 asistencias.

El decisivo Bynum, anotó 20 puntos y 14 rebotes, decisivo en el triunfo de ayer al anotar la última canasta que valió el partido para su equipo.

Derek Fisher estuvo algo más participativo que de costumbre, 9 puntos,  2 asistencias, 2 rebotes, 2 balones perdidos y 2 robos de balón, el base está a cuatro puntos de llegar a los 10.000 puntos en su carrera.

En los Celtics, el cinco inicial llegó a los dobles dígitos, Rajon Rondo anotó 24 puntos y 10 asistencias, Paul Pierce estuvo bastante desacertado en el aspecto anotador, 13 puntos 4/14 en tiros de dos y, 1/3 en tiros de tres puntos y  9 asistencias, 7 en la primera parte, perdió 2 balones y recuperó 3.

Kevin Garnett 14 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias, 3 robos de balón y, una pérdida, Brandon Bass se fue hasta los 15 puntos, capturó 8 rebotes y repartió 3 asistencias.

Los Celtics vencen a los Knicks, con un Rajon Rondo espectacular

Los Celtics vencen a los Knicks, con un Rajon Rondo espectacular

Rajon Rondo guió a su equipo con una lección magistral sobre el parket del TD Garden, y dejó bien claro, que es un jugador intransferible aunque su relación con Doc Rivers, no sea la mejor.

Rondo, realizó un auténtico partidazo, hizo lo que quiso a lo largo de todo el partido, cogió la batuta de mando y dirigió a la orquesta celta hasta la victoria.

Con 18 puntos,17 rebotes y, 20 asistencias, logró su cuarto triple-doble de la temporada, unas cifras a las que han llegado muy pocos.

Paul Pierce fue el máximo anotador del partido con 34 puntos, 13/23 en lanzamientos de campo y, 4/7 en tiros de 3, gracias a el, cuando el marcador reflejaba la cuenta atrás, un triple suyo aplazó el final del partido para disputarse un tiempo extra y parar los marcadores en 103-103.

El partido no empezó bien para el base de origen Taiwanés, Jeremy Lin, cometió dos faltas en los primeros minutos del partido y tuvo que sentarse en el banco, aportó 14 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y perdió 6 balones, claramente su punto más débil.

Kevin Garnett anotó 18 puntos, capturó 10 rebotes y repartió 3 asistencias, la misma anotación consiguió el ala-pívot Brandon Bass, 18 puntos.

Ray Allen, fue clave en la victoria sobre los Knicks al encestar un triple en la prórroga y a continuación, en una jugada rápida se encargó de aumentar la distancia a favor de los suyos.

Los Knicks perdieron 22 balones en el partido, Baron Davis y, Jeremy Lin, perdieron seis balones cada uno, más de la mitad del total del equipo.

La ofensiva de los de Nueva York, estuvo dirigida por Carmelo Anthony 25 puntos, 7 rebotes y, 2 asistencias y, Amar´e Stoudemire, 16 puntos y 13 rebotes.

Los Knicks contaron con la aportación desde el banquillo del novato Iman Shumper, 14 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias, mientras que el alero, Steve Novak, aportó 14 puntos, 4/8 en tiros de dos y, 4/7 en tiros de tres.

Finalmente, el equipo de Boston se adjudicó la victoria por 115 – 111, en un partido que pasará a la historia, gracias a un Rajon Rondo que estuvo pletórico.