Los Bulls se acercan peligrosamente al fracaso

Los Bulls se acercan peligrosamente al fracaso

Los Sixers volvieron a ganar a Chicago en el cuarto partido de la serie, disputado en el Wells Fargo Center de Philadelphia,  dejando la eliminatoria muy cuesta arriba a los de Thibodeau.

La mala suerte se ha cebado por completo con la franquicia de Illinois, que ha pasado de ser uno de los serios candidatos al título, a poder caer estrepitosamente en primera ronda ante unos Sixers que han visto allanado el camino ante las lesiones de Rose y de Noah.

La serie se traslada de nuevo a Chicago el próximo Martes día  8, donde tienen la oportunidad de dar una vuelta de tuerca para seguir vivos, y no convertir el fantástico año que han realizado en la fase regular, en un verdadero fiasco.

Philadelphia se encuentra a una victoria de lograr el pase a segunda a ronda, clasificación que no conocen desde el año 2003.

En la historia de los playoffs de la NBA, únicamente en cuatro ocasiones, el octavo clasificado se ha impuesto al primero, el año pasado Memphis eliminaba a los Spurs. Golden State (2007), Nueva York (1999) y Denver (1994).

Además, los Sixers no contaban con una ventaja de 3-1 al mejor de 7 partidos, desde las semifinales de 1984.

Carlos Boozer fue el mejor del partido, anotando 23 puntos y 11 rebotes, echándose el equipo a la espalda, aunque no consiguió contagiar al resto.

Luol Deng no ofreció su mejor versión cuando el equipo le necesitó, Deng acabó anotando  11 puntos y 5 rebotes, Rip Hamilton es otro jugador de los que tiene que dar ese paso hacia adelante para asumir responsabilidades, Rip se quedó en 7 puntos, una asistencia y un rebote.

C.J.Watson acabó con 17 puntos, 4 asistencias y 6 rebotes, mientras que Taj Gibson aportó 14 puntos y 12 rebotes saliendo desde el banquillo.

Spencer Hawes anotó 22 puntos, 9/11 (81,8%) en el tiro de campo y 1/2 en lanzamientos de tres puntos y8 rebotes, Jrue Holiday se fue hasta los 20 puntos,6 asistencias y 8 rebotes, e Iguodala logró un doble-doble, 14 puntos y 12 rebotes.

Philadelphia empata la serie a uno,ante unos Bulls muy tocados por la asusencia de Rose

Philadelphia empata la serie a uno,ante unos Bulls muy tocados por la asusencia de Rose

Derrick Rose regresaba al United Center para presenciar el segundo partido de la serie, recibiendo una ovación espectacular por parte de una grada que mostraba todo su cariño a su jugador franquicia.

Todo hacía presagiar que sería una gran noche, todos se apelaban al orgullo y a la motivación de las cartas de apoyo que diferentes jugadores y, ex jugadores habían dirigido a la franquicia, y a una afición que sabía que debía empujar más que nunca.

El partido se rompió estrepitosamente en el tercer cuarto, donde los Sixers le endosaban un parcial de 14-36 que resultó definitivo para el desenlace del choque, que acabó registrando un 92-109.

Los Sixers supieron aprovechar la ausencia de Rose para colocar el empate a uno en la serie, y mudando el tercer partido a Philadelphia.

Los Bulls necesitan demostrar mucho más que lo mostrado anoche, necesita de esos  jugadores que están llamados para tirar del carro lo hagan, y llevarse al equipo a sus espaldas en momentos decisivos.

Luol Deng  no fue el de otras ocasiones, se estancó en 8 puntos, con un pobre (25%) en tiros de campo, 3/12, 5 rebotes y 3 asistencias, Carlos Boozer  tampoco brilló anoche y no superó los dos dígitos en la anotación, 9 puntos y 5 rebotes.

Rp Hamilton, jugador del que se espera el doble ante la ausencia de Rose, anotó 10 puntos, 4/10 en tiros de campo, y 5 asistencias.

Joakim Noah fue sin duda el mejor de los locales, anotando 21 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias, mostrándose muy crítico al final del partido con la actuación del equipo “Es diferente jugar sin Rose, no hay excusas, sin embargo, sabemos que podemos jugar mejor. Es decepcionante, pero ¿sabes qué? Vivimos para luchar, nos queda un montón de baloncesto por jugar”

Philadelphia ve con otras opciones su pase a la segunda ronda tras la lesión de Rose y, anoche asestaron el primer golpe a un equipo diezmado,con un Jrue Holiday pletórico, 26 puntos, 11/15 (73,3%) en tiros de campo,  3/3 desde el triple, 6 asistencias y 2 rebotes.

Evan Turner anotó 19 puntos, 6 asistencias y 7 rebotes, Lou Williams se fue hasta los 20 puntos y 6 asistencias, saliendo desde el banquillo.

Chicago debe cambiar su mentalidad, Rose no está, saber sobreponerse al revés de la mala suerte y dar un paso al frente para llevar la eliminatoria a buen puerto ante unos Sixers que han cambiado el guión de la eliminatoria, porque una eliminación en primera ronda, sería un enorme fiasco muy difícil de digerir.

No hubo lugar a sorpresas y Chicago se toma su vendetta

No hubo lugar a sorpresas y Chicago se toma su vendetta

Se respiraban aires de venganza en Chicago después de lo vivido el pasado Domingo en la gran manzana, donde los Knicks se impusieron en la prorroga.

Thibodeau, en declaraciones al Chicago Tribune, se mostraba preocupado por los flojos inicios de partido, donde no veía   la intensidad suficiente en sus hombres, pero anoche, Chicago empezaba fuerte el choque con un parcial de ocho a cero.

Los Knicks, tardaron en anotar sus dos primeros puntos casi 5 minutos, pero a raíz de esos dos primeros puntos de Landry Fields, los neoyorkinos consiguen un parcial de 23 – 12, para finalizar el primer cuarto 22-25.

La defensa de los Bulls, que solo concedió 8 puntos en la zona  la pintura, sumado al poco acierto anotador, y las pérdidas de balón, fue el detonante para que los Knicks registraran tan poco bagaje ofensivo.

El segundo cuarto fue mediocre para los de Woodson, que anotaron únicamente diez puntos, mientras que los Bulls anotaban 25, y se marchaban al descanso con una ventaja de doce puntos y los de New York registraban un balance del 38% de efectividad en tiros de 2 puntos, y un mísero 3/14 desde la línea de 3 puntos, 21,4%

Chicago mantenía su ventaja de puntos, ante unos Knicks que intentaban por todo los medios seguir restando puntos, pero ante el acierto de Hamilton, Korver y la gran labor defensiva de los locales, hizo imposible la gesta.

Thibodeau no pudo contar con su estrella, Derrick Rose, por molestias en el tobillo y, aunque estuvo lanzando a canasta y realizando ejercicios antes del comienzo del partido, finalmente optaron por dejarlo fuera, ocupando su posición C.J.Watson.

Luol Deng anotó 19 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias, mientras que Rip Hamilton fue el máximo anotador anotador del partido con 20 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes.

Kyle Korver fue el revulsivo saliendo desde el banquillo, anotando 14 puntos, 5/8 en tiros de campo 62,5%, 3/5 en el tiro de 3 puntos, 60% ,7 rebotes, 3 asistencias y 3 tapones.

Carmelo Anthony fue el máximo anotador de los Knicks con 29 puntos, 5 asistencias, 2 rebotes, 4 robos de balón y 2 pérdidas, mientras que Tyson Chandler, anotó 10 puntos y capturó 15 rebotes.

Los Knicks sigue ocupando la octava plaza del este, aventajando a los Bucks en un partido.

 

Oklahoma se da un festín a costa de unos desconocidos Bulls

Oklahoma se da un festín a costa de unos desconocidos Bulls

Los Bulls siguen sin poder contar con su estrella, Derrick Rose, que ya acumula diez partidos seguidos siendo baja, y Rip Hamilton, que comunicó antes del comienzo del choque que estaba listo para jugar, pero no disputó ni un solo minuto.

En el Chesapeake Energy Arena se citaban los líderes de cada conferencia, en un duelo que fue un paseo para los de Oklahoma, ofreciendo un recital a su público por todo lo alto.

Chicago fue un equipo desdibujado, un juguete en manos de los Thunder, frágil en defensa y muy desacertado en el tiro, 30/91 en tiros de campo (33.0%).

Russell Westbrook tuvo una actuación espectacular, siendo el máximo anotador del partido con 27 puntos, 5 asistencias, 3 rebotes y 4 recuperaciones de balón, mientras que Kevin Durant, se fue hasta los 26 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias.

Serge Ibaka realizó un gran partido imponiendo su ley bajo los aros,el español aportó 9 puntos, 6 rebotes y puso 5 tapones en los 21:41 minutos que jugó.

Oklahoma estuvo impecable durante todo el partido, defensivamente colosales, que por decimocuarta vez  dejan al rival por debajo del 40% en los tiros de campo.

Chicago logró un parcial de 12-27 en el último cuarto, que le sirvió para maquillar el resultado y dejarlo en 92-78, cantidades que no reflejan la realidad del partido, un repaso en toda regla a los hombres de Thibodeau.

Los Thunder acumulan seis victorias seguidas con marca 40/12, siendo hasta ahora el equipo que mas partidos ha ganado  en casa, 23.

John Lucas III fue el máximo anotador de los Bulls con 19 puntos, 4 asistencias y un rebote saliendo desde el banquillo.

No fue el día de tres piezas básicas dentro del esquema de Chicago, Luol Deng, Joakim Noah y Carlos Boozer, desaperecidos durante todo el partido, consiguiendo unas anotaciones muy por debajo de las que nos tienen acostumbrados, 8, 5 y 8 puntos respectivamente.

El banquillo de Chicago aportó los mismos puntos que el quinteto titular, 39.

Los Bulls siguen ostentando la mejor marca de la liga 42/12.